Santiago - Diciembre 2017

La experiencia con las gemas es única para cada persona, despierta en cada Ser información muy valiosa con la cual se puede tomar consciencia.

Natalia nos cuenta como fue su experiencia con 4 piedras poderosas, La Malaquita, El Citrino, La Turmalina Rosada y La Selenita. E incluso nos comenta la experiencia de una afortunada amiga a quien le regaló una Sodalita.

Natalia Urra

Psicóloga Clínica Infanto Juvenil

Clienta de GemoterapiaChile

Te cuento que he disfrutado mucho de mis piedritas y cristales.

Con la Malaquita he tenido que ir de a poco porque el primer día que la usé se removió todo mi 5to y 6to chakra, y con el tiempo ha sido muy útil en términos de despertar esas zonas, no voy a mentir, me la tuve que sacar un par de veces porque me hacía sentir mareada o constreñida en la zona de la garganta. Tiene una vibra muy poderosa pero al mismo tiempo es de esas piedras que te enfrentan sí o sí a lo que está pasando (conflicto interno) mostrándotelo rápidamente y eso me acomoda en lo personal.

El Citrino todos me lo han felicitado porque es realmente hermoso, expele buena energía, luz y alegría con sus colores cálidos y usualmente (e inconscientemente) lo utilizo siempre que salgo a lugares donde habrá un buen ambiente, lo llevé a viajar y siento como se cargó de las buenas experiencias de aquel viaje.

La Turmalina rosa me llenó de energías positivas, es potente también pero su vibra se va notando de forma gradual y amable (me aportó seguridad en mí misma en todo sentido) y la Selenita (la he usado bastante), me ha hecho sentir súper en paz, pero particularmente experiencié ciertas sensaciones en la coronilla y en el quinto chakra las primeras veces que la ocupé. Ha sido útil ponérmela cuando he trabajado con pacientes y cuando he sentido desarmonía tanto en mí como en los demás porque particularmente me ha brindado calma o una comprensión de las cosas, los eventos o los contextos que uno no siempre está abierto (a) a recibir.

Te cuento también que a mi amiga le encantó el regalo de la Sodalita, lo puso en su velador y me comentó que la había hecho dormir más tranquila durante la noche (descanso profundo).

Te agradezco por la atención porque constantemente uno espera un trato “express” en un sentido de cliente en una sociedad individualista y posmoderna, pero en este caso fue muy focalizado todo, muy acogedora la experiencia y en realidad estoy feliz de haberme decidido a consultar contigo. ¡Muchísimas gracias!

Testimonio

© 2018 María Jesús Gallego. Todos los derechos reservados.